divendres, 1 d’abril de 2016

La arremetida de la nueva derecha "pastiche"




Ex socialistas como Felipe González, ex comunistas como Mario Vargas Llosa, falangistas como José Maria Aznar, peperos decadentes y corruptos como Mariano Rajoy y Cristina Cifuentes, mujeres de golpistas como Lilian Tintori, cortesanas como Isabel Preysler y voceros lameculos como el académico y ex catalán Félix de Azúa forman parte de la nueva aristocracia que posa sin complejos frente a los fotógrafos de la prensa para dejar constancia del nuevo movimiento social que promete azotar nuestras conciencias (y bolsillos): la derecha "pastiche" 2.0. Actuando igual que un ejército medieval que arremete contra todo aquello que pone en peligro su estatus de clase privilegiada y élite social, son el clan de los "ex" y "demócratas-de-toda-la-vida" que viven sin dar palo al agua (para eso estamos nosotros, los sucios sans-culottes) dándonos lecciones de moralidad y ética laboral. Preparémonos, que vienen...

Pepe Mujica i l'educació: més clar, impossible...


dilluns, 28 de març de 2016

"Intxaurrondo. La sombra del nogal", de Ion Arretxe (Ed. El Garaje)


Título: Intxaurrondo. La sombra del nogal
Autor: Ion Arretxe
Año: 2015
Editorial: El Garaje (Garaje Negro - No Ficción), 2015
Edición: 1a
ISBN: 978-84-942311-5-5
Nº de páginas: 215

La sombra del nogal es mala porque enfría el alma y cambia el color de la sangre. Quien duerme bajo su sombra acaba muriendo de pena. En euskera, intxaurra es nuez e intxaurrondo, nogal. En la madrugada del 26 de noviembre de 1985 fueron detenidos, cada uno en su casa, Mikel Zabalza, su novia, su primo y el autor de este libro, Ion Arretxe, que contaba por aquel entonces 21 años. Se les acusaba de ser miembros de ETA. Antes de ser llevado al cuartel de la Guardia Civil en Intxaurrondo, a Arretxe se le sometió a ahogamientos simulados en un río. Semanas más tarde, el cadáver de Zabalza apareció esposado y ahogado en ese mismo río. En el cuartel, donde fue conducido casi muerto, el autor de este relato biográfico estremecedor fue torturado, insultado, amenazado de muerte, humillado y apaleado, incluso por un grupo de niños, hijos de guardias civiles, a quienes sus padres invitaban a vengarse de sus colegas asesinados. Pasado el período de detención que concedía la Ley Antiterrorista, fue liberado al comprobarse que no pertenecía a ETA. Ningún juez quiso creer su versión de los hechos, aunque esos mismos guardias civiles acabaron siendo encarcelados por pertenencia a la banda armada GAL.

Este libro es el testimonio de un periodo negro de la historia de España que ha quedado escondido para siempre bajo las alfombras del Estado.